Parkings cerca del Palacio de la Condesa de Lebrija

Este palacio construido en el Siglo XVI pasó por muchas manos hasta que llegó a las de Regla Manjón Mergelina (condesa de Lebrija) que lo recibió en 1901 y lo restauró y acondicionó. Y desde entonces se le ha quedado el nombre de Palacio de la Condesa de Lebrija para el gran edificio que está ubicado en la Calle Cuna, una de las vías más transitadas e importantes de la ciudad de Sevilla.

Es un palacio que está abierto al público como museo. Pero además, es posible alquilar sus salones y sus patios para organizar diferentes eventos como conciertos, presentaciones, cenas o conferencias. Vamos que si querías organizar algo y no encontrabas sitio te acabo de poner a tiro un palacio. Otra cosa será el precio que manejes, que la palabra ‘palacio’ no suena nada barata.

Además, si acabas decidiéndote por el Palacio de la Condesa de Lebrija para celebrar un evento siempre puedes recomendar a los que acudan que reserven su plaza de garaje con Parclick. La ubicación del mismo no permite acercarse mucho por el coche, por lo que hacer una reserva online y tener tu plaza ya preparada es un ideón. Además, podrás elegir el tiempo que quieras dejar tu coche en el parking cerca del Palacio de la Condesa de Lebrija.

Palacio de la Condesa de Lebrija

Una visita que te sorprenderá

Si estas de viaje en Sevilla y pasas por delante del Palacio de la Condesa de Lebrija quizás no te sorprenda. No más allá del portón que ocupa la  fachada, desde fuera es difícil imaginarse que dentro hay 2.500 metros cuadrados de vivienda y obras pictóricas de maestros como Van Dyck, Bruegel el Viejo o de la Escuela de Murillo. Además, podrás admirar los objetos que la condesa traía de sus viajes y disfrutar de las medidas del gargantuesco palacio.

Y después, puedes aprovechar entre la Calle Cuna y su paralela, la Calle Sierpes, para irte de compras y conocer una de las zonas con más tránsito de la capital de Andalucía. Eso sí, ten en cuenta que la mayoría de las calles de esta zona son peatonales, y las que no son estrechas y no hay plazas de aparcamiento disponibles.

Por ello, si no quieres comerte el coche con patatas lo mejor que puedes hacer es echar un ojo al mapa interactivo de Parclick y elegir uno de nuestros parkings en Sevilla para dejar tu vehículo cuando llegues.