Parkings cerca de Sala de Despiece

Imagina comer entre cuchillos, botas de trabajo, cajas de porexpan y delantales propios de una carnicería. Sí, echas un vistazo a tu alrededor y todo te recuerda a una cámara frigorífica o a las salas de corte de carne. Esta es la experiencia que tienen los clientes del que se ha convertido en uno de los locales más de moda de todo Madrid: la Sala de Despiece. Situado en la Calle de Ponzano, una de las mejores zonas para comer, tapear o tomarte algo con tus amigos, la Sala de Despiece se ha hecho un hueco entre los restaurantes más rompedores de Madrid, y en este artículo te contamos el porqué, además de descubrir cuáles son las mejores opciones de parkings cerca de la Sala de Despiece.

Una vez hayas encontrado aparcamiento en Chamberí, lo primero que te va a llamar la atención es su fachada, que es de chapa pintada en blanco y negro y que bien nos recuerda a una claqueta propia del rodaje de una película. Sin duda, tanto el nombre como la entrada no van a dejarte indiferente. De hecho, el picaporte de la puerta no es uno normal y corriente, sino el tirador de una cámara frigorífica. Todo está medido al milímetro para que disfrutes de una experiencia única desde la entrada.

Pero no todo va a ser fachada y detalles varios, porque claro, aquí uno viene a lo que viene: el propietario de la Sala de Despiece, Javier Bonet, lo tiene clarísimo. Producto, producto y más producto. Esto es, la comida que se sirve en Sala de Despiece tiene una calidad medidísima, con una carta de platos sencillos que te van a encantar.

Sala de Despiece

Como comer en un matadero

Cuando te decíamos antes que todo está increíblemente medido en este establecimiento, no exagerábamos. En cuanto a la decoración del local, está inspirada en las típicas carnicerías o pescaderías de toda la vida, blancas e impolutas. Esto está totalmente relacionado con la importancia del producto que se sirve en Sala de Despiece. Todo sobrio para que la estrella principal sea solo una: la comida. El equipo (rapidísimo), te cogerá la comanda con un iPad y no tendrán ningún inconveniente en explicarte todo lo que necesites saber sobre la carta. Esto es otro de los lemas de Sala de Despiece: que el cliente conozca lo que consume.

Otra cosa que nos chifla de este restaurante es el formato en el que presentan la carta. Haciendo homenaje a su decoración, la carta parece propiamente un albarán de entrega de mercancías, rellenado a bolígrafo. Sin duda, la originalidad es un punto fuerte de Sala de Despiece. En Parclick, te recomendamos ir pronto, ya que no es un local muy grande y recibe un gran número de clientes cada día. Lo bueno es que, en la zona en la que se encuentra hay una variedad de bares y sitios para tapear algo antes de ir a cenar que pocas zonas de Madrid son capaces de superar. Ya sabes, reserva parking en Chamberí y aparca cerca de la Sala de Despiece con Parclick y disfruta de la experiencia de la Sala de Despiece.